Jóvenes que renuncian a sus vacaciones para ayudar al prójimo

Jóvenes que renuncian a sus vacaciones para ayudar al prójimo

Cada año crece la cantidad de jóvenes que dedican una o dos semanas de sus vacaciones para ayudar a los más necesitados. La juventud argentina que busca el cambio.

Josefina tiene 21 años y es estudiante de Ingeniería en Alimentos. Félix tiene 22 y estudia Administración de empresas. Como miles de jóvenes, cada verano ellos eligen renunciar a sus vacaciones con sus amigos o familias para irse a misionar.

Aunque no hay cifras exactas de la cantidad de jóvenes que se movilizan a provincias del interior para transmitir el Evangelio, se estima que son alrededor de 8.000. Sus edades van desde los 18 hasta los 30 años. No solo son grupos que se forman en parroquias o colegios, sino que ésta modalidad también se lleva a cabo en universidades católicas.

n1004046812_30267330_8431

Los jovenes animando a la gente del pueblo. Fuente: Josefina Kyburg

La Pastoral de la Universidad Católica Argentina (UCA) organiza misiones dos veces al año. “El objetivo es llevar la palabra de Dios a pueblos humildes del interior, que los chicos sean evangelios vivos”, explicó Fabián Gallego, capellán de la Pastoral de la UCA. “Es muy lindo ver como los adolescentes dejan de lado su tiempo de ocio y placer que son las vacaciones por darle una mano a los que más lo necesitan”

Entre los destinos más recorridos, se encuentran pueblos del interior del país como Guachipas en Salta, Los Menucos y Siera Colorada en Río Negro, Tres Aldeas en Entre Ríos y Tricau Malal en Neuquén.

3206_96447495238_528470238_2899561_18050_n

Félix con los más chicos. Fuente: Josefina Kyburg

Un día de misión comienza alrededor de las 8 de la mañana con un rezo general. Después del desayuno, los jóvenes salen a visitar las casas del pueblo. Al mediodía se turnan para cocinar y luego se reza un rosario en conjunto. Se organizan las actividades de la tarde y todos se dividen en pequeños grupos: algunos van con os más chicos y otros con los adolescentes. “Con ellos la idea es charlar. Muchas veces solo quieren que alguien los escuche”, contó Josefina.

Si bien el objetivo primordial es el de evangelizar, lo que más destacan los misioneros es el encuentro que se lleva a cabo con la gente que los recibe. Entre las palabras que utiliza Félix, coordinador de la misión de la UCA, para describir esa sensación, se encuentran “hospitalidad”, “amor” y “compartir”.

n1004046812_30267325_6891

Los chicos del pueblo Los Menucos. Fuente: Josefina Kyburg

“A fin de este mes arrancamos con las reuniones de todo el grupo una vez por semana” contó Félix. Durante el año, él se reúne con un grupo más reducido formado por los demás coordinadores que se juntan para prepararse espiritualmente. Luego se une el resto de los integrantes y se organizan los detalles finales “El grupo que se arma es muy bueno, así que también nos divertimos mucho y nos hacemos muy amigos entre nosotros”, confesó Agustín, otro integrante.

Pancho Peña es sacerdote de la diócesis de San Isidro y también coordina la misión de la Iglesia Fátima de Martínez. Contó que para recaudar fondos hacen rifas y piden donaciones a empresas, aunque el recurso más antiguo es la venta de empanadas y tortas cuando termina la misa del domingo. “A la gente le gusta colaborar con la compra de empanadas porque sabe que están hechas por los chicos y sus madres con un objetivo muy claro: poder irse a misionar”

Para la misión que se realiza en enero, los jóvenes llevan, principalmente, juguetes y golosinas para los más chicos. Es que la fecha coincide con el día de los Reyes Magos. “Tratamos de no llevar tantas donaciones “, explica Josefina, “porque sino los chicos nos recuerdan como los que les traen cosas y esa no es la idea de nuestra misión”

n551719090_1619371_3892491

El grupo completo al finalizar un día de misión. Fuente: Josefina Kyburg

Cada año aumenta el número de jóvenes dispuestos a sacrificar una o dos semanas de sus vacaciones para llevar un mensaje de esperanza a los que menos tienen. Pese a la crisis, ellos ven esto como una oportunidad para comprometerse y ayudar. “Mucha gente cree que estoy loca por dejar de irme de vacaciones con mis amigas”, contó Josefina, “pero yo decidí hacerlo por las ganas de ayudar al otro, al que necesita una compañía”.

Todos coinciden en que es una experiencia difícil de olvidar. “Aunque vuelvas cansado, de mal humor o sucio, volvés de haber vivido un momento único con cada persona del lugar que te demuestra que realmente vale la pena hacerlo”, confesó la joven de 21 años y agregó: “Ellos viven la vida a pesar de las dificultades, y nosotros nos quejamos si nos falta un jean o una remera. ¿Qué ironía, no?”

Anuncios

1 comentario »

  1. Maricruz Barcia said

    Victoria, me gustó la nota. Mis sugerencias en tu propuesta de nota eran sólo sugerencias, no tenías que mencionar todos los items…
    Mejor si das los apellidos de los entrevistados. Salvo que ellos te pidan lo contrario, y podés aclararlo en la nota.
    ¿Enlaces? Recordá que, al tratarse de un tema social, muchos lectores pueden querer ayudar.
    Tal vez hubiese convenido centrarse sólo en las misiones universitarias, o en las historias de encuentros que allí se producen. Siempre es preferible “agotar” un tema.
    Bien por las fotos. Recordá que los epígrafes pueden ser una oración completa, y dar mucha más información.
    TP aprobado. Saludos, Maricruz

RSS feed for comments on this post · TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: